FABRICACIÓN

La celulosa es un material que como aislante se usa desde antiguo, si bien se data su utilización como aislante térmico entre el primer o segundo tercio del siglo XX.

 El proceso de fabricación del aislamiento ecológico de celulosa es sencillo. Se parte de papel reciclado como materia prima, proveniente de papel de periodico.

El papel se va depositando en un molino, que lo desfibra al tamaño requerido. Una vez desfibrado, se mezcla con minerales bóricos, que dotan al aislante de propiedades ignífugas y antifúngicas.
Por último, el aislante se ensaca y está listo para su comercialización

APLICACIÓN

En primer lugar, es necesario realizar un estudio y diagnóstico previo mediante el uso de endoscopio y cámara termográfica. La información obtenida permitirá ofrecer el sistema de aislamiento más adecuado a cada circunstancia: insuflado, proyectado o soplado.

Rápido, sencillo y limpio

Estas son las tres formas de aplicar el aislante AISLANat. Un sistema para cada circunstancia

Insuflado

El sistema de insuflado consiste en el rellenado de cámaras mediante la realización de agujeros en la pared interior o fachada exterior. Dichos agujeros se realizan con un sistema de aspiración que garantizan un trabajo limpio y rápido, un piso se aísla en un día. A través de estos agujeros se introduce con aire a presión el aislamiento de celulosa. Por último, se sellan los agujeros.
Una de sus principales ventajas es que no deja puentes térmicos ya que cubre toda la cámara.
El insuflado es recomendable tantopara obra nueva como para rehabilitación.

Proyectado

El proyectado consiste en aplicar la celulosa en húmedo, lo que lo convierte en un sistema de aplicación muy apropiado para obra nueva.
El aislante se proyecta en la pared, cubriéndola al 100%. A continuación, se levanta el tabique interior. Si el cerramiento se hace con placas de cartón yeso, se pasa un rodillo para nivelarel aislamiento a la altura de los perfiles para colocar las placas.
También se pueden proyectar techos.
Una de sus principales ventajas es que no deja puentes térmicos ya que se cubre todos los espacios.

Soplado

Cuando la zona a aislar, es la bajo-cubierta de la vivienda, el sistema recomendado es el de “soplado”. Con una manguera, se aplica por todo el suelo de la bajo-cubierta una capa uniforme de aislante, creando una manta continua.
Una de sus principales ventajas es que no deja puentes térmicos ya que se cubre toda la bajo cubierta

X-FLOC

AISLANat es importador y distribuidor autorizado de X-FLOC, empresa líder europea de maquinaria para aplicar aislamiento de celulosa.

X-FLOC dispone de una amplia gama de maquinaria de insuflado, herramientas de inyección, tubos flexibles, piezas de conexión y dispositivos de medición. AISLANat ofrece servicios post-venta de primer nivel y soporte técnico.